junio 07, 2008

Cuando se espanta al sueño

Tengo varias noches sin poder conciliar un sueño que realmente me resulte "reparador", por más que pienso en qué será lo que me tiene en vela, no logro dar con ningún motivo particular. Anoche por ejemplo, me acosté sin mucho sueño, aclaro que pocas veces he sufrido insomnio, pero después de estar casi hora y media girando de lado y lado, decidí levantarme de nuevo, me fui a ver la tele con la esperanza de que eso me terminara de tumbar, pero nada.
El caso es que lograba identificar una gran angustia dentro de mí, pero sigo sin saber por qué, y en esa maraña de pensamientos, de pronto recordé que hace algunos años había un locutor muy famoso, que en los tiempos en que se acercaba el referendum revocatorio (tiempos angustiosos para toda Venezuela), todas las mañanas dedicaba un segmento de su programa a hacer una invitación a todos sus oyentes para "visualizar" un país nuevo, libre de aquel señor.
No se que relación tengan que ver mi falta de sueño con las visualizaciones de Fausto, pero el caso es que me lanzé a buscar la palabra en internet, y conseguí que es una técnica sencilla y poderosa de meditación que consiste en utilizar la propia imaginación para lograr lo que se desea en la vida.
Después de varios años, y de confirmar que a pesar de todas nuestras visualizaciones de país libre, seguimos en la misma situación, y cada vez empeorando, me sentí aún más desconcertada, volví a la cama y allí si no me quedó de otra que despertar a mi amado R. y decirle con cara de angustia: ... no puedo dormir, no se que me pasa!, al instante, él me abrazó y misteriosamente caí redonda, ahhh, pero no sin antes visualizar a mi familia deseada, incluyendo a mi anhelado bebé, que aún no llega, pero que se que pronto vamos a recibir!

1 comentarios:

Yadi dijo...

Por ese amor es que uno duerme y se despierta, por él es que uno decide seguir viviendo.
Gracias por tus palabras en mi blog.
Besos